martes, 6 de mayo de 2014

Alma


¿Cómo ser madre?, me preguntaba desde que estabas en el vientre. Solo era hija hasta hace muy poco y, por mucho que se aconseje, no es cosa que se aprenda de un manual. Y para mi sorpresa, las mejores lecciones me las has dado tú, mi doctora en ciencias de la maternidad.
 
A la vuelta de pocas semanas despejaste mis dudas, me quitaste los miedos con el lenguaje de miradas por palabras, con que me dices a cada instante que soy todo para ti.
 
Me has llenado de regalos diarios con ojos de azul que me traen el dulce recuerdo de tu bisabuelo Mipa, aunque la ascendencia del color también la disputa tu abuelo paterno.
 
El mayor de los placeres brota cada mañana cuando floreces con amplia sonrisa a punto de carcajada, y comienzas con tanto ajetreo con el ansia de saltar de la cuna a mi regazo.
 
No hay pesadumbre cuando a media madrugada me despiertas con cierto lloriqueo porque te orinaste y porque además tienes hambre. Sigo siendo inmensamente feliz.
 
Ante la cercanía del segundo domingo de mayo, todos los pensamientos y deseos de los hijos van para mamá, pero yo he querido hacer una excepción. Aunque este es solo el comienzo de un lazo de por vida, quiero agradecerte, mi niña, por darme la posibilidad de andar este camino infinito de ser y querer ser madre.



8 comentarios:

  1. Felicidades Yane por tu Alma y por tu primer día de las madres

    ResponderEliminar
  2. Precioso!!!! Felicidades además, pues no sabía que ya había nacido la peque!!!!!!!! Ya veo que eres feliz y creo que con eso basta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo siendo muy feliz y por eso comparto mi alegría.

      Eliminar
  3. Felicidades miles... me ha gustado muchísimo el artículo y hasta me ha hecho reflexionar de cuanto significamos para nuestros padres, así como para esos pequeños que nos inundan los días de abundante e infinita felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tan emotiva reflexión y te invito a repetir la visita.

      Eliminar
  4. No te preocupes que mis visitas de seguro se repetirán una tras otra como quien no quiere las cosas con la absoluta convicción de beberme tus crónicas como ese café que tanto me gusta. Igual si lo deseas no dudes en pasarte por http://alaorilladelmaar.blogspot.com y dejarme alguna que otra huella si bien lo deseas. Saludos miles…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes, pronto daré un saltico a tu orilla.

      Eliminar